El mercado laboral afronta grandes desafíos ante la salida masiva de trabajadores

Publicado por: Julio Muñoz
15/01/2023 08:00 AM
Reprods.: 115
Imagen; Caixabank Comunicación.
Imagen; Caixabank Comunicación.

Las jubilaciones en la próxima década provocarán grandes desequilibrios

 

 

La digitalización, la sostenibilidad y la demografía son los tres grandes factores que amenazan con cambiar de forma sustancial el mercado laboral en España en los próximos años. Este último, el demográfico, es quizá el factor al que menos se ha prestado atención, pero también el que probablemente vaya a generar un impacto más intenso a corto y medio plazo. Según un estudio realizado por CaixaBank Dualiza en colaboración con Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad, España afronta en la próxima década una salida masiva de trabajadores activos al pasar a la jubilación.  

 

En concreto, señala el informe, casi una de cada tres personas en edad de trabajar (9,49 millones de un total de 30,55 millones) tiene hoy entre 51 y 64 años. Trabajadores que previsiblemente se irán retirando durante los próximos años. Por el contrario, el grupo de trabajadores o potenciales trabajadores de los 16 a los 30 años apenas alcanza los 7,32 millones de personas. Cabe esperar por tanto un fuerte desequilibrio, con una diferencia de más de dos millones, entre los que se incorporan al mercado laboral y quienes lo van a abandonar.  

 

Este decalaje crece de manera patente en algunas regiones como las del noroeste español. Aunque Castilla-La Mancha no se está viendo tan presionada, la cuestión del envejecimiento demográfico empieza a ser un problema acuciante al igual que en el resto de España y en Europa, afectando ya seriamente a algunas actividades económicas como las administraciones públicas, defensa y Seguridad Social. Eso sin contar el ingente agujero económico a la Seguridad Social vía mayores pensiones y menores aportaciones. 

 

La escasez de trabajadores agravará los desequilibrios entre regiones 

 

El escenario productivo español se enfrenta así a grandes desafíos provocados por la escasez de trabajadores potenciales en casi todas las regiones y en la mayor parte de actividades económicas. Como consecuencia, en caso de no producirse un debate público y una política común entre regiones, se puede producir en un futuro no muy lejano una competencia feroz para atraer y retener talento de personas trabajadoras que puede agravar los desequilibrios actuales entre comunidades.  

 

No hay más que observar la fuerte presión que se viene observando en los últimos años en la llamada España vaciada. Las medidas para contrarrestar estas deficiencias no son fáciles, pero deberán estar enfocadas, sobre todo, en las políticas activas de empleo y las educativas. Algunos cifran también sus esperanzas en que la Inteligencia Artificial y la robótica pueda resolver parte de estos problemas en un futuro. 

 

Pero, mientras eso ocurre, uno de los objetivos primordiales es favorecer trayectorias profesionales estables y con buenas condiciones laborales frente a aquellas estacionales o precarias. Para lo cual, señalan los expertos, la Universidad y, en especial, la Formación Profesional serán una de las herramientas clave para afrontar estos desequilibrios. Esta última permitirá impulsar programas de integración de personas inmigrantes (o de captación de los mismos) como la mejor vía para la inclusión sociolaboral. 

 

Evitar la sobrecualificación 

 

En esta tesitura, la optimización del mercado laboral además ha de orientarse hacia el mejor ajuste vertical del mercado laboral. Actualmente un alto porcentaje de personas están empleadas en puestos de trabajo para los que están sobrecualificados, especialmente, con estudios universitarios (36%) como de FP de grado superior (67,4%).   

 

La sobrecualificación es uno de los desajustes al que la administración presta menos atención ya que, de una forma tácita, subyace la idea de que un nivel de educación elevado es positivo por defecto. Aunque esta afirmación pueda ser en cierta medida cierta, no se puede olvidar tampoco que exceso de cualificación en el trabajo tiende a generar efectos negativos colaterales como la frustración personal debido a los menores salarios, una menor satisfacción en el trabajo y problemas con los compañeros.

 

Eso sin tener en cuenta la propia ineficiencia del sistema que estaría invirtiendo dinero en un tipo de educación que posteriormente no es aprovechada en el mercado laboral. Problemas que deberán abordar cuanto antes las comunidades autónomas con políticas sociales, educativas y laborales activas.

 

Julio Muñoz es periodista de información económica y experto en comunicación. 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions