PP, Vox y los “chiringuitos ideológicos”

Publicado por: El Decano
01/09/2023 11:34 AM
Reprods.: 1.045

El equipo de Gobierno de PP y Vox en el Ayuntamiento de Guadalajara va asomando poco a poco la patita. A dos meses y medio de la constitución del nuevo Consistorio, el pacto entre la derecha y la ultraderecha comienza a dejarse sentir en la ciudad. 


Además de la nefasta política de comunicación institucional, que se centra en cuatro notas de prensa insulsas y en informaciones de las que los periodistas nos enteramos por redes sociales, hay que sumar la completa falta de contacto de los concejales con la ciudadanía. Tras la campaña y las elecciones ¿Alguien ha visto a Guarinos o a Toquero patearse los barrios? ¿Alguien conoce las nuevas competencias de la concejala “chiquilicuatre” de Vox, tal y como la denominó el gran 'lidereso' Abascal? ¿Ha pisado el centro de la ciudad el edil ultra responsable de Casco Histórico o ha visitado a los comerciantes? ¿Qué ocurre con los Servicios Sociales en esta ciudad? ¿Y con los trabajadores de la grúa y el informe 'fantasma'? ¿Y con los contratos municipales que vencen? ¿Ha habido algún contacto con el Gobierno regional para tratar los grandes proyectos que dejó enfilados el anterior equipo de Gobierno? Preguntas sin respuesta que tienen a los guadalajareños a dos velas tras la tan cacareada política de cercanía que se les vendió en elecciones.  


Lo que está claro es que, hoy en día, el Ayuntamiento de la capital es un completo caos. Con demasiados concejales -salvo honrosas excepciones- que han asumido tareas para las que no están capacitados, que no conocen mínimamente la gestión de lo público y que andan como pollo sin cabeza por los pasillos de la Casa Consistorial sin saber dónde esconderse. Eso sí, cobrando a final de mes. Y eso se traduce en una ciudad paralizada desde el cambio de siglas en el Gobierno municipal.


Como muestra del follón en el que andan metidos PP y Vox, un botón. A principios de esta semana, un día antes del inicio de las fiestas patronales, la alcaldesa y el concejal de Festejos presentaban el programa de las Ferias y Fiestas. Inaudito. Suponemos que la tardanza se ha debido a que alguna “cosilla” de cosecha propia tenían que incluir en una programación que les dejó diseñada el anterior equipo de Alberto Rojo. 


Y entre esas “cosillas” se les ocurre la gran idea de suprimir los llamados Puntos Violeta contra la violencia machista y por el buen trato en las Fiestas. Un calco de lo que ha ocurrido en numerosos ayuntamientos españoles en los que PP y Vox gobiernan con pactos y como se ha anunciado que se hará en El Casar y Mesones en 2024. 


Argumenta la alcaldesa que se han incrementado los Puntos de Seguridad de tres a cuatro. Verdad. Preguntada en varias ocasiones por los periodistas, insiste en que en estos Puntos se hará la misma función que en los Violeta y que éstos no se han suprimido. Mentira. En las Ferias de 2022, existían, junto a los Puntos de Seguridad atendidos por Policía Local, Nacional, Protección Civil y Bomberos, TRES Puntos Violeta. Bien diferenciados. En ellos no sólo se atendía, ayudaba e informaba a las mujeres víctimas de agresiones machistas, sino que su finalidad, a través de personal específicamente formado, era la de concienciar, prevenir y promover el ocio seguro, así como realizar acciones para fomentar la igualdad entre hombres y mujeres, dirigidas a TODOS los ciudadanos y ciudadanas, no sólo a las del género femenino.


Así pues, le guste o no a la alcaldesa, los Puntos Violeta y los Puntos de Seguridad, NO son lo mismo. Vista la polémica y los titulares de prensa, el PP se ha visto obligado a ir rectificando a lo largo de esta semana. Primero, diciendo que los Puntos de Seguridad atenderían e informarían a las víctimas de agresiones sexuales en las mismas condiciones. Despúes, anunciando que Cruz Roja instalará carpas específicas para estas agresiones y con las mismas funciones que los Puntos Violeta, atendidas por personal formado. Eso sí, tan sólo estarán en dos actos muy concretos del programa. Y se quedan tan anchos. 


Señora Guarinos, el Partido Popular en el Ayuntamiento está comenzando a ceder a los postulados ideológicos de Vox y no lo puede ocultar. Y se han comido con patatas la primera imposición de la ultraderecha, porque no dudamos que ha sido así. No habrá Puntos Violeta porque es un color que les gusta muy poco a sus socios de Gobierno. Tirando de hemeroteca, en un pleno celebrado en septiembre de 2019, se aprobó una moción del grupo Unidas Podemos-IU para apoyar la difusión en Guadalajara de la campaña de los Puntos Violeta promovidos por el Ministerio de Igualdad del Gobierno de España. Sólo Vox votó en contra. El entonces portavoz, Antonio de Miguel, con el actual primer teniente de alcalde, Javier Toquero, como compañero de banco, tachó de “chiringuitos ideológicos” estos Puntos. Porque la ultraderecha niega la mayor. Niega la violencia machista y trata de invisibilizar una sangría que en España ya ha costado la vida a 39 mujeres en lo que va de año y a 1.223 desde 2003, cuando se empezaron a recopilar datos. 

 

Y lo lamentable es que el PP de Guadalajara, con la alcaldesa a la cabeza, le ha seguido el juego. En sus intervenciones públicas, Guarinos no habla en ningún momento de violencia machista, sino de violencia sexual. Y ahí está el matiz. La decisión ha sido puramente ideológica y ha encontrado contestación desde la Consejería de Igualdad de Castilla-La Mancha, desde los grupos de la oposición y desde los colectivos feministas de la ciudad, que ayer se echaron a la calle al grito de ‘Los Puntos Violeta no se tocan’. 

 


Para acallar al feminismo de base, la alcaldesa anda estos días dando clases de igualdad. No estaría de más recordarle que, el 25 de noviembre de 2022, el PP de Castilla-la Mancha -del cual es coordinadora- siendo ella entonces diputada regional y vicepresidenta segunda de las Cortes, se negó a suscribir una declaración institucional contra la violencia de género en las Cortes regionales, convirtiendo al Parlamento castellanomanchego en el primero de todo el país, en el que no tenía representación Vox, en no aprobar esta declaración. Pero ahí no queda todo. En marzo de 2023, el PP volvió a descolgarse en el mismo Parlamento de otra declaración institucional, la del 8M. Y, para rizar el rizo de lo injustificable, Ana Guarinos respaldó a muerte la candidatura a la Alcaldía de Azuqueca de Henares de Manuel Corral, conocido por estos lares como ‘El candidato machista’, quien realizó unas lamentables declaraciones sobre la secretaria de Estado de Igualdad (“A ti, ni un violador te toca”). La entonces candidata a la Alcaldía de Guadalajara y coordinadora regional del PP, permitió que este individuo continuara con su carrera política y, como premio por su bravuconada, hoy es el portavoz del Grupo Popular en la localidad azudense.


Así no, señora Guarinos. Maquillar las políticas negacionistas e invisibilizadoras de la violencia machista de Vox es respaldar sus tesis y su visión anacrónica y antediluviana de la mujer. En el pensamiento machista de estos ‘señoros’, las mujeres españolas y guadalajareñas deberían volver a la mantilla y la peineta, al moño ‘Arriba España’, a la falda por debajo de la rodilla, a criar a grandes proles, a abrirse de piernas sin consentimiento cuando al marido le venga en gana para perpetuar la especie, a limpiar, a fregar, a planchar, en fin, a sus labores. Que para eso ellos son los que trabajan y llevan el pan y el sueldo a casa.

 

Afortunadamente, las mujeres han logrado desarrollarse a nivel educativo, laboral y social. Y aunque queda mucho camino por recorrer y se pondrán demasiados palos en las ruedas, la lucha por la igualdad y la corresponsabilidad continuará.  


Y ello, a pesar de la política machista de Vox, que en Guadalajara tratan de blanquear sus socios de Gobierno del Partido Popular. “Unga, Unga”. 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions