Laura Íñigo: "Las mujeres en los sindicatos están relegadas a cargos que no son los principales. Esos continúan en manos de los hombres"

Publicado por: Ana María Ruiz
12/07/2024 09:30 AM
Reprods.: 144

El Decano, dentro de su sección ‘Mujeres’, entrevista a la primera y única mujer que ha ocupado la Secretaría Provincial de UGT en Guadalajara

 


Laura Íñigo es la primera y única mujer que ha ocupado el cargo de secretaria provincial de UGT en Guadalajara. Lo hizo desde 2013 hasta 2016. En 2017 pasó a ser la responsable de Organización en la Ejecutiva regional del sindicato en Castilla-La Mancha. 


Hoy en día en ‘segunda línea’ pero nunca desvinculada de su sindicato, recuerda para El Decano de Guadalajara sus años al frente del movimiento sindical y reivindica el papel de las mujeres dentro de estas organizaciones en las que, hoy por hoy, los hombres continúan ocupando mayoritariamente los puestos directivos.


Usted fue la primera y única mujer que ha ocupado la secretaría provincial de UGT y lo hizo en un momento delicado a nivel laboral en Guadalajara ¿Qué le llevó a tomar la decisión de presentar su candidatura?


En el sindicato empecé por abajo. Yo trabajo en la Administración y primero estuve en la Federación de Servicios Públicos. Pero cuando eres peleona te va picando el gusanillo. En ese momento había una discordancia con quien era el secretario provincial y pensé que por qué no podía hacerlo yo y que hubiese una presencia femenina por primera vez en un sindicato. Lo hice con muchas ganas, con mucha fuerza y con mucho apoyo en la Ejecutiva Provincial pero sin ningún apoyo a nivel regional porque en ese momento yo no era la candidata de la Regional. Fue duro, pero me llevaron las ganas y la intención de que UGT en la provincia tuviese la importancia que yo creía que debía tener.


¿Se encontró con muchas trabas por el hecho de ser mujer y además, como dice, por no ser la candidata de la Ejecutiva Regional?


Me encontré con todas las trabas del mundo por el hecho de ser mujer. El día que una mujer tenga un cargo de importancia dentro de una organización y no se hable de ello, ese día habremos llegado a un estado de igualdad complemento. En un sindicato que era mayoritariamente de hombres que llevaban toda la vida, que llegase una mujer medianamente joven en ese momento y coordinase, ordenase y dictase, siempre con consenso, no les gustaba nada. Porque no nos engañemos, el sindicato es un reflejo de la sociedad. Hay machistas, hay feministas y hay de todo. Y aunque sabía a lo que me enfrentaba en ese momento al no ser la candidata regional, es cierto que al principio fue muy complicado. 


¿Consiguió hacerse respetar?


Sí. De hecho, sigo viniendo al sindicato, sigo teniendo contacto con ellos, sé que me quieren y sé que consideran que mi mandato fue un momento importante para UGT a nivel institucional y a nivel de representación.

 

"Ya venía curtida porque en la Federación de Servicios Públicos me pillaron los cuatro años del mandato de Cospedal, que fueron terroríficos"

 


¿Tuvo que enfrentarse a algún conflicto laboral relevante en la provincia? 


Ya venía curtida porque en la Federación de Servicios Públicos me pillaron los cuatro años del mandato de Cospedal, que fueron terroríficos. Me pasé la vida en Inspección de Trabajo y en el juzgado. Cuando llegué a la Secretaría Provincial la Logística ya tenía una relevancia importante en Guadalajara y hubo muchos conflictos y huelgas. A partir de ahí ha ido en aumento y la representación de UGT en el sector es muy relevante. Se van ganando derechos porque, bajo mi punto de vista, los compañeros que lo llevan lo hacen muy, muy bien.


¿Llegó a concluir su mandato?

 

Estuve en la Secretaría Provincial desde 2013 hasta 2016. Debería haber terminado en 2017 pero me fui un poco antes porque me marché de secretaria de Organización a la Regional.


¿Y allí se encontró con la misma situación?

 

Si echo la vista atrás, pienso que fue un error irme a la Regional porque según vas subiendo en el escalafón cambian las funciones que tienes. Yo soy una firme creyente del sindicalismo pero sobre todo del sindicalismo de base. A mí me gusta el conflicto, las manifestaciones y las huelgas porque ahí es donde está la acción sindical. Según vas subiendo arriba eso queda relegado a segundo lugar. Hay que negociar otras cosas y dentro de la organización con quien te mueves es con la Confederación y a mí no me llenó. Además para mí fue un conflicto importante con el secretario general que había en ese momento, Carlos Pedrosa, con el que no estaba nada de acuerdo. El último año fue terrorífico. En todos estos puestos de carácter político llega un momento en que tienes que saber irte y al menos conseguí que se fuese. Con eso me siento bastante satisfecha porque al final era una dictadura muy machista, en la que o estás conmigo o estás contra mí y considero que cuando perteneces a una Ejecutiva las cosas se tienen que consensuar. Y a ese nivel, todavía más.

 

Los máximos líderes sindicales a nivel nacional, regional y provincial son hombres. En Guadalajara, tradicionalmente y salvo la excepción de Carmen Martín Barbi en CCOO y la suya, no ha habido más mujeres al frente ¿Creé que la brecha de género persiste en los sindicatos a pesar de que dicen luchar por la igualdad?


En nuestros estatutos se reflejó la paridad hace años. Estoy totalmente a favor de que exista la paridad. Cuando alguien intenta hacerme ver que cuando se está en una asociación es porque se vale, mi respuesta es clara. ¡Anda que no hay hombres que no valen y siguen estando ahí!. Las mujeres en los sindicatos también están relegadas a cargos que no son los principales. Esos continúan en manos de hombres. Se les suele dar Salud Laboral o Igualdad. Yo llegué a Organización que es el segundo puesto más importante dentro de una Ejecutiva, pero lo normal es que sean hombres.  De hecho al que yo sustituí no le gustó ni un poquito que le quitase la Secretaría de Organización. Afortunadamente, esto cada vez es menor y se van dando cuenta. Nuestro puesto está ahí como el de los hombres, ni más ni menos. 

 

"Tenemos que hacer que la corresponsabilidad sea efectiva y eso se va adquiriendo poco a poco. No llega desde el principio. Es cuestión de mentalidad"

 


¿Cómo se rompe la brecha, que pueden hacer la mujeres sindicalistas para que esto cambie?


Las mujeres tienen una brecha muy importante con el techo de cristal porque todavía queda mucho para conseguir la corresponsabilidad en el hogar. Una mujer en un sindicato es lo mismo que en una empresa o, si me apuras, peor. No tenemos horarios porque tienes que ir a negociar un convenio a las tres de la mañana o a estar donde sea. Por ello, la corresponsabilidad es imprescindible. Las mujeres en el sindicato tienen una labor fundamental por su valía. Quién mejor que una mujer para defender los derechos de las mujeres porque padecemos lo que defendemos. Mientras tengamos esa rémora es más difícil. Tenemos que hacer que la corresponsabilidad sea efectiva y eso se va adquiriendo poco a poco. No llega desde el principio. Es cuestión de mentalidad.


UGT Castilla-La Mancha está viviendo un momento convulso ¿Qué está pasando en el sindicato? 


Cuando yo denuncié a Carlos Pedrosa a la Comisión de Garantías y tuvo que dimitir y yo también dimití porque estaba agotada. A partir de ese momento empiezan las luchas de poder. Y la lucha de poder es lo que hace que el sindicato a nivel regional esté padeciendo lo que está padeciendo en este momento. Creo firmemente que el UGT está por encima de egos personales. Tiene que haber una renovación general, también en las federaciones. Es gente que lleva mucho tiempo. La renovación se ha producido en la FsMC con Ana González, y creo que está haciendo una buena labor. En FICA y en la Federación de Servicios Públicos todavía no se ha hecho. Cuando las tres federaciones tengan una renovación real entonces cambiarán las cosas. No sirve que cambien el secretario provincial si quien viene lleva 30 años con el secretario general.  


¿Se plantearía optar a un puesto de responsabilidad si con ello lograra sumar fuerzas para lograr la estabilidad en el sindicato?


Por motivos de salud volví a mi puesto de trabajo en la URR Alcohete y estoy muy contenta. Tengo una 'mala salud de hierro' y no me viene bien el estrés. Pero para luchar por los derechos de los trabajadores no necesito tener un cargo de responsabilidad. Por mi apoyo y experiencia en UGT siguen contando conmigo. Sigo afiliada y sigo defendiendo los derechos de los trabajadores. Desde que me reincorporé a mi puesto de trabajo no sé los escritos que he presentado, pero lo hago encantada de la vida.

 

Laura Íñigo en un 1º de Mayo cuando ocupaba el cargo de secretaria provincial de UGT
Laura Íñigo en un 1º de Mayo cuando ocupaba el cargo de secretaria provincial de UGT

 

La unidad de acción es básica para la lucha sindical ¿Cree que hoy en día en Guadalajara existe esa unidad? 


Creo en la unidad de acción pero en este momento hay egos personales en esta provincia que están rompiendo esa unidad de acción. Me parece que es un error porque los dos sindicatos mayoritarios deben ir juntos contra el empleador como se ha hecho toda la vida. Es imprescindible. 

 

¿Sigue muy implicada en UGT? 

 

Estoy muy orgullosa de pertenecer a UGT. Es un sindicato que tiene una gran historia. Un ejemplo está en el Cementerio de Guadalajara. En el Memorial de las víctimas del franquismo, el 70% de los fusilados lo fueron por ser de UGT. La primera vez que Pepe Álvarez vino a Guadalajara hicimos un acto en conmemoración en el Cementerio, también viví la exhumación de los restos de Timoteo Mendieta. Se me pone la carne de gallina siempre que lo pienso. UGT tiene una historia importantísima en la vida de este país y de esta provincia.

 

Desde que fue secretaria provincial el mundo laboral ha cambiado muchísimo ¿Cuáles cree que son hoy en día los principales problemas de los trabajadores y trabajadoras de Guadalajara?


En Guadalajara el paro que hay es residual. El principal problema son los salarios. Además, sigue siendo una provincia con una siniestralidad enorme, hay falta de recursos en la Inspección de Trabajo y los trabajadores no tienen conciencia de lo que significa estar sindicados. 

 


Los datos del paro en la provincia siguen bajando pero el desempleo femenino continúa siendo muy superior al masculino y todo en un momento en que la mujer está totalmente incorporada al mercado laboral ¿Qué está fallando?

 

Estamos incorporadas al mercado laboral entre comillas. El paro femenino siempre duplica al masculino. En la empresa privada, el empleador sigue cuestionándose si contratar a una mujer o a un hombre, algo que no cabe en la empresa pública. El empleador piensa que esa señora se va a embarazar, se va a coger horas, va a reducir su jornada. Y no entiende que nos tenemos que embarazar porque si no hay futuro y que si va a reducir su jornada es a costa de su salario y a costa de promoción dentro de la empresa, entre otras cuestiones. Creo que ese es el principal problema que existe para la incorporación de la mujer. Y luego está el tema de los cuidados dentro de la familia, que siguen recayendo en nosotras.

 

"No hay género de dudas: si hablamos de precariedad laboral hablamos de mujeres" 

 


¿Cree que la precariedad laboral tiene nombre y rostro de mujer?

 

No digo que no haya precariedad en el mundo del hombre, pero sin ninguna duda la precariedad laboral tiene nombre de mujer. La brecha salarial es un problema importantísimo. Hemos evolucionado y el mundo cambia. Han cambiado las condiciones familiares, tenemos todo tipo de familias: monoparentales, con dos miembros mujeres o dos miembros hombres,... La familia clásica como se ha conocido hasta ahora no es la única y las mujeres tienen que hacerse cargo de los mismos gastos que los hombres pero con todo esos hándicaps de los que venimos hablando. No hay género de dudas: si hablamos de precariedad laboral hablamos de mujeres. 

 


El movimiento sindical está bastante denostado actualmente precisamente porque muchos de sus líderes se han convertido en figuras de corte político. De hecho, los propios sindicalistas reconocen que la afiliación va mermando ¿Cómo se convence a los trabajadores y trabajadoras de la importancia del papel de los sindicatos en un mundo globalizado en el que se están modificando continuamente las condiciones laborales y las formas de trabajar?


Yo cuando hablo del sindicalismo siempre hablo del de base. Los líderes están un poco alejados de la realidad de esa base. No digo que no conozcan los problemas pero juegan en otra liga. Es verdad, y no podemos negarlo, que también se ha hecho una campaña de descrédito importante contra los sindicatos. Que si son estómagos agradecidos, que si sólo viven de las subvenciones. No es verdad. A los trabajadores hay que explicarles qué trabajo se hace, qué recursos emplea el sindicato. Nosotros defendemos tanto al afiliado como al que no lo es porque si se gana un incremento salarial se gana con sus recursos, con los abogados a los que tienen que pagar, etc. Yo no estoy muy de acuerdo con esto. Hay otros modelos en Europa que deberíamos adquirir. También en cierto que hay que estar en los centros de trabajo, te tienen que ver, saber lo que haces y, sobre todo, informar de lo que es un sindicato y de lo que pasa en los sitios en los que no hay una representación sindical. 


Como defensora de la igualdad de derechos ¿Qué le parece el avance de la ultraderecha en España y en Europa? 

 

Hemos tenido hace cuatro días las elecciones europeas y me dan escalofríos. No entiendo qué está pasando. Hay una incultura general. Puede haber descontento y creo que es bueno que queramos mejorar las cosas, pero para mí esto es un retroceso. Veo a chavales super jóvenes con una esvástica, levantado el brazo y cantando el ‘Cara al sol’ y me pregunto si sabrán qué es una dictadura y lo que se ha padecido. No entiendo cómo hemos podido llegar a esto y me da pavor. Por no hablar de la agresividad y el control de las mujeres en la adolescencia, que es algo que no puedo entender.

 

"Hay que animar a los jóvenes a que pertenezcan a los sindicatos, a la política, a la vida social del país porque son los que pueden cambiarlo. Los demás seguiremos luchando, pero el futuro es suyo"

 

¿Qué opina del papel de los jóvenes en los sindicatos? 


A los jóvenes les cuesta. Creo que es una cuestión de información y de educación. Es imprescindible informarles, enseñarles el papel que pueden jugar, el bien que pueden hacer por su compañeros y compañeras. Algunas veces tienen miedo de no saber si van a saber hacerlo bien, pero UGT da mucha formación. Yo les pido que vengan a las formaciones, donde se les va a asesorar y siempre van a tener el respaldo del sindicato. Ser sindicalista es vocacional. No vale con presentarse a un comité y ya. Hay que animarles a que pertenezcan a los sindicatos, a a la política, a a la vida social del país porque son los que pueden cambiarlo. Los demás seguiremos luchando, pero el futuro es suyo. Y, sobre todo, animo a las mujeres. Sé que lo tenemos más difícil pero también somos muy fuertes y nadie mejor que nosotras para defender nuestros derechos. 

 

 

Laura, junto a la bandera de UGT, durante una de las primeras huelgas en la Logística en 2015. Los huelguistas llamaron la atención de Albert Rivera, durante un acto de Ciudadanos.
Laura, junto a la bandera de UGT, durante una de las primeras huelgas en la Logística en 2015. Los huelguistas llamaron la atención de Albert Rivera, durante un acto de Ciudadanos.

El Decano de Guadalajara te agradece la lectura de este artículo. Para seguir creciendo ¡COMPARTE en tus redes sociales!

 

 

 

Vídeos de la noticia

Imágenes de la noticia

Categorías:
Tags:
Powered by WebTV Solutions